.

.
©

SONETO DE ARENA

¨Nadie pierde (repites vanamente)
Lo que no tiene o no ha tenido
Nunca, pero no basta ser valiente
Para aprender el arte del olvido¨
(Jorge Luis Borges)


A la arena inconstante nadie intente
prolongar su caricia aunque lo quiera,
o tratar de frenarla en su carrera
progresiva, indómita y silente.

Si una palma cismática es el puente
para hacer que se escurra tan ligera,
nadie apueste a la errática quimera
de cambiar su atributo de insurgente.

¿Ensayaste –romántico- la escena
de parar con tus ínfulas el viento?
Es tan necio como empuñar la arena,

y pensar que ese mágico momento
va a extenderse, borrando tu condena,
como un premio por tan gallardo intento.

A veces siento…
(que sin derecho confesar mi pena)
y aunque dejé hasta el alma en esta causa,
te estoy perdiendo,
sin prisa,
sin pausa,
(como a la arena…)