.

.
©

MI REINO POR UN DATO - romance-

Si acaso fuera posible,
si mi alma tuviera un precio,
lo daría todo a cambio
juntamente con mi reino,

pero no por un caballo
como Ricardo Tercero,
por un dato, nada más,
(nada más o nada menos... )

que me indicara si anoche
debajo de un mismo cielo,
a metros luz de distancia,
pisando idéntico suelo,

y con la piel incendiada,
igual que yo - en secreto -
con un silencio infinito,
también me abrazaste en sueños.

Pero... mi alma no vale
más que un puñado de versos,
que a su vez, nada cotizan,
porque germinan ¨de a cientos¨

creciendo sobre los campos
como hojarasca de invierno,
invadiendo las espigas,
los sojales, los esteros,

amarronando el paisaje
con su manchón harapiento,
en los bordes del camino
y entre las flores del trébol.

Ojalá ... que si algún día
lograran costar al menos
treinta monedas de oro,
o unos poquísimos pesos,

o siete perlas de agua
en medio de algún desierto,
alguien pudiera aceptarlos
y me pagara por ellos,

con un dato… nada más…
(nada más o nada menos)
que me indicara si anoche,
igual que yo - en secreto -

a metros luz de distancia,
debajo del mismo cielo,
y con la piel incendiada,
también me abrazaste en sueños.